fbpx
Skip to content
Generales

Asesinó a su suegro para robarle, pagó un asado para sus amigos y luego fue al velorio

El hecho ocurrió en Catamarca. El jubilado fue hallado con heridas en la cabeza y múltiples puñaladas en cuello y tórax.

Un hecho que estremeció a buena parte de la capital de Catamarca, tuvo un desenlace inesperado y particular.

Un jubilado de 84 años fue encontrado muerto en su domicilio donde vivía solo, con heridas y puñaladas en su cuerpo.

Luego de más de una semana desde que ocurrió el crimen y de una docena de detenidos, la policía pudo hallar el verdadero culpable: su yerno.

Ezequiel “Peque” Condori (33), pareja de la hija de la víctima, ingresó a la casa del hombre el pasado domingo 15 de enero en el barrio San Ramón, ubicado en el sur de la capital provincial. Salió una hora más tarde.

Un día después, uno de sus hijos fue a llevarle el almuerzo al hombre y allí se encontró con la escena del crimen.

El jubilado estaba tirado en el piso y rodeado por un charco de sangre.

La víctima tenía heridas heridas en la cabeza y múltiples puñaladas en cuello y tórax.

Además sufrió “un shock hipovolémico” tras lo cual falleció desangrado. La casa, por sus parte, estaba dada vuelta por lo que los investigadores intuyeron que se trató de un robo.

Aquel día, la policía detuvo a más de una docena de personas sospechosas.

Sin embargo ninguna había estado en el lugar. La policía estaba desconcertada y la familia organizaba marchas para pedir justicia.

Incluso el pasado lunes 23 estaba organizó una manifestación para reclamar que el caso no quede impune pero a último momento se canceló ¿La razón? El homicida había caído, la policía catamarqueña detuvo a Condori tras un allanamiento en su domicilio.

El hecho ocurrió en Catamarca. El jubilado fue hallado con heridas en la cabeza y múltiples

Un hecho que estremeció a buena parte de la capital de Catamarca, tuvo un desenlace inesperado y particular.

Un jubilado de 84 años fue encontrado muerto en su domicilio donde vivía solo, con heridas y puñaladas en su cuerpo.

Luego de más de una semana desde que ocurrió el crimen y de una docena de detenidos, la policía pudo hallar el verdadero culpable: su yerno.

Ezequiel “Peque” Condori (33), pareja de la hija de la víctima, ingresó a la casa del hombre el pasado domingo 15 de enero en el barrio San Ramón, ubicado en el sur de la capital provincial. Salió una hora más tarde.

Un día después, uno de sus hijos fue a llevarle el almuerzo al hombre y allí se encontró con la escena del crimen.

El jubilado estaba tirado en el piso y rodeado por un charco de sangre.

La víctima tenía heridas heridas en la cabeza y múltiples puñaladas en cuello y tórax. Además sufrió “un shock hipovolémico” tras lo cual falleció desangrado.

 La casa, por sus parte, estaba dada vuelta por lo que los investigadores intuyeron que se trató de un robo.

Aquel día, la policía detuvo a más de una docena de personas sospechosas. Sin embargo ninguna había estado en el lugar.

La policía estaba desconcertada y la familia organizaba marchas para pedir justicia.

Incluso el pasado lunes 23 estaba organizó una manifestación para reclamar que el caso no quede impune pero a último momento se canceló ¿La razón? El homicida había caído, la policía catamarqueña detuvo a Condori tras un allanamiento en su domicilio.

Las pruebas direccionaron la investigación hacía el yerno.

En el operativo se lograron incautar prendas con manchas de sangre, un teléfono celular y hallaronlesiones corporales compatibles con la defensa que ejerció el jubilado.

Según contó José Barrionuevo, hijo de la víctima y abogado, cuando empezaron a mirar con detalle las cámaras de seguridad encontraron algo que les resultó ,justamente, familiar.

“Mi padre no le abría la puerta a cualquiera que fuera a mi casa.

Empezamos a ver la forma de caminar, de mover el brazo, la estatura, la contextura física y empezamos a sospechar de Condori”, contó al canal Tveo Catamarca.

¿QUÉ HIZO EL ACUSADO LUEGO DE MATAR A SU SUEGRO?

Testigos que declararon ante la fiscalía que el hombre salió de la casa y se fue en taxi rumbo a Balconsa, una localidad ubicada a casi 90 kilómetros del lugar del crimen.

Como si nada hubiera pasado, pagó un asado y bebidas para todos sus amigos con la plata que le había robado al hombre.

Además con el dinero aprovechó para pagar deudas que tenía.

Y a pesar de todo lo que ya había hecho Condori asistió al velorio del hombre.

Testigos contaron que el homicida tuvo la deferencia de no acercarse al cajón.

Asimismo su actitud causó sospechas a la familia, no saludó a nadie y sus gestos denotaban nerviosismo.

La fiscalía que lleva el caso imputó a Condori bajo la carátula de “homicidio doblemente calificado por ensañamiento y criminis causae”.

Por esto podría recibir una pena de prisión perpetua si es hallado culpable.

En las últimas horas además se conoció que el acusado cargaba en su prontuario con denuncias de su pareja por “violencia” y por “robo”.

Compartir con amigos o grupo de WhatsApp
¿Qué te parece esta noticia?
Me gusta
0%
Me gusta
Me encanta
0%
Me encanta
Triste
0%
Triste
Me enfada
0%
Me enfada
Me da Alegría
0%
Me da Alegría
Me asombra
0%
Me asombra
Otros han leído
Volver arriba
Buscar